Me fui a la Cueva de Mármol, un lugar muy espectacular y único situado en Crimea, al sur de Rusia. Después de varias horas de viaje en autobús desde Yalta, llegamos a nuestro destino. A pesar del calor insoportable que hacía, en la cueva estábamos a una temperatura muy baja. Pero todo está preparado. Puedes alquilar chaquetas y todo el equipo necesario para entrar a la cueva de mármol. Al final todo el grupo salió con las manos frías y casi temblando, pero fue una experiencia inolvidable.

No en todos mis viajes por el país o por el mundo llevo mi cámara. Prefiero disfrutar del momento sin tener que llevar un equipo. Pero esta vez lo hice, llevé mi cámara y felizmente que lo hice, porque me pude llevar a a casa estas fotos maravillosas que no encuentras en cada esquina.